Historia de las Chirigotas

La chirigota como agrupación ha estado presente desde los orígenes del carnaval, como una forma de manifestación o crítica satírica humorística a las situaciones políticas, económicas y emocionales de la sociedad.

Vale destacar que la chirigota tiene sus orígenes desde el siglo XVI pero no oficialmente con el nombre de “chirigota” sino con diferentes variedades que se le otorgaron durante la época. Parte de una tradición de recitar a través de coplas las distintas situaciones que vivía la sociedad; uno de sus principales autores y a través de los cuales se puede denominar como Chirigota a lo que conocemos hoy en día es, Antonio Rodríguez conocido popularmente como “El Tío de la Tiza” , Rodríguez revoluciono con su talento el mundo de las agrupaciones carnavalescas siendo inspiración para otros compositores, introdujo instrumentos como las guitarras y bandurrias, haciendo las coplas más alegres y divertidas. Desde su muerte en 1912 hasta la actualidad sigue siendo icono de innovación para lo que es hoy en día la Comparsa, el Coro y la Chirigota. Los años 1920 y 1936 marcaron una nueva época en los carnavales, surgiendo durante este periodo de forma oficial las agrupaciones “Coro y Chirigota” , como géneros de agrupaciones carnavalescas, de la mano de grandes compositores como López Cañamaque , escritor y músico de coros y chirigotas.

Suárez quien era director de chirigotas, que siempre denominaba sus conjuntos “Suárez y...”. Juan Poce el “cojo” aportó muchas letras y músicas de chirigotas y desarrollo el uso de trabalenguas. Fueron años dorados para los coros y chirigotas, de carnaval, todo esto hasta el estallido de la guerra civil y su posterior prohibición hasta el año 1948.

Luego de este paréntesis y debido a muchos acontecimientos se reanudo en el país la celebración del carnaval, con muchas restricciones para sus organizadores. Durante esta etapa surge un gran compositor de comparsas y chirigotas, Paco Alba, fue el gran exponente de este período superando en calidad al carnaval anterior a la guerra. Se produjo la universalización del carnaval, con agrupaciones que gustaron a toda España e Hispanoamérica, sobre todo se recuerda a los Los Beatles de Cádiz , Los escarabajos trillizos de Enrique Villegas Vélez.

A partir de 1967 comienza de la mano de muchos autores a incrementarse la popularidad de la chirigota como manifestación humorística de carácter social, pero es a partir de 1977 que comienza el carnaval en democracia donde se abolían las restricciones que se le imponían a las agrupaciones en sus coplas. Las chirigotas y los cuartetos seguían con los graciosos cuplés que se caracterizaban por ser cortos y de temática picante, aunque todavía cantando con doble sentido. A pesar de la democracia todavía la gente no se atrevía a escribir y a cantar abiertamente sobre los asuntos de política o sexualidad que durante muchos años estuvieron prohibidos por la censura. Seguían un poco las tendencias de antes en lo referente a la música y la letra.

La chirigota tuvo que esperar hasta el año 1982 para doblar la esquina. Este año la chirigota “Los Cruzados Magicos” de Paco Rosado, el Gómez y Emilio Rosado fue todo un éxito, ya que revoluciono esta modalidad y rompió los esquemas porque cantaban sin eufemismos, pero comentaban directamente los problemas a través de unas letras ingeniosas.

Con el paso del tiempo la chirigota fue convirtiendose en el plato fuerte de carnavales reconocidos como el Carnaval de Cádiz, Carnaval de Albacete, Carnaval de Badajoz (se denomina “murga” a la chirigota), Carnaval de Málaga (se denomina “murga” a la chirigota) y Carnaval de Santa Cruz de Tenerife (se denomina “murga” a la chirigota), entre otras ciudades del sur, llegando estos a ser decretados de interés turístico internacional y transmitidos por diferentes cadenas de radio y televisión.